La fecha del 25 de mayo de 2018, ha pasado a ser más que relevante para cualquier interesado o afectado en lo relativo a la Protección de Datos de Carácter Personal. A partir de este momento, el Reglamento Europeo de Protección de Datos 2016/679 será plenamente aplicable. Es por ello que estos meses se esperan como una carrera a contrarreloj, pues la adaptación al mismo es necesaria para cumplir con la protección de datos de carácter personal en su entidad.

Una de las causas de redacción de este Reglamento fue y es la de regular campos como el del BIG DATA y la IA en las proximidades de los ciudadanos, por las vulneraciones que su tratamiento pudieran suponer.

Con el aplicación total del RGPD, las actuaciones relativas a la protección de datos se verán de alguna manera unificadas y armonizadas. Será condición imprescindible establecer mecanismos de coherencia basados en la confianza entre las APD nacionales y el Comité Europeo de Protección de Datos (EDPB, por sus siglas en inglés) en la búsqueda del cumplimiento con el espíritu y contenido literal del RGPD.

Es necesario que las culturas se fusionen, ya que será común la existencia de tensiones entre las diferentes autoridades de protección nacionales. El artículo 65 del RGPD, prevé el procedimiento de resolución de disputas donde una autoridad principal ha rechazado las objeciones de otra DPA. La cooperación se convierte en una necesidad imprescindible para que el Reglamento tenga plenos efectos y que cumpla su finalidad.

Tenemos que mantener el Reglamento bajo revisión y evaluar si está teniendo los efectos deseados, su aplicación y adaptación no concluye aquí. Los actos de implementación y delegados requeridos por la nueva normativa deberán ser adoptados. Además, una de las funciones del Comité, será la de continuar emitiendo directrices sobre aspectos claves del RGPD.

El Comité Europeo de Protección de Datos debe convertirse en líder en la aplicación de Protección de Datos de manera eficiente y de calidad, para ello podrá contar con el Supervisor Europeo de Protección de Datos (SEPD), organismo de vigilancia independiente que proporciona seguridad jurídica y fiabilidad.