“España ha creado un fuerte sistema para combatir el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, aunque se necesitan mejoras en algunas áreas”. Esta es la evaluación que ha realizado el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) y que se hizo pública el pasado 5 de diciembre en el Informe de Evaluación Mutua que se realizó a España durante el año 2014.

Esta inspección se ha realizado, a petición de España, con el nuevo método del GAFI, mucho más exigente y que mide el cumplimiento de las 40 Recomendaciones del grupo y su efectividad.

Evaluación del cumplimiento técnico de las 40 Recomendaciones

El estudio considera que España cumple sin muchas deficiencias 37 de las 40 recomendaciones técnicas de prevención contra el blanqueo de capitales y financiación del terrorismo. En 25 de las 40 Recomendaciones no hay ninguna deficiencia. España cumple mayoritariamente con doce (deficiencias menores), y sólo en tres se han hallado deficiencias moderadas. Estas tres están relacionadas con la información sobre transferencia de fondos y con las sanciones internacionales a países ligados al terrorismo y en los que proliferan armas de destrucción masiva, como Irán y Corea del Norte.

Evaluación de la Efectividad

De los once objetivos analizados, se han obtenido las siguientes notas:

Sobresaliente al servicio de prevención del blanqueo de capitales (SEPBLAC) por su alto nivel de información e investigación.

Notable: La lucha contra el blanqueo, la transparencia, la cooperación internacional, el nivel de supervisión de cumplimiento sobre blanqueo, el conocimiento del riesgo, las confiscaciones, y las investigaciones y persecución sobre el terrorismo (aunque se destaca que las penas que se imponen son bajas).

Aprobado: El bloqueo de los fondos pro terrorismo, el bloqueo de la proliferación de armas de destrucción masiva y el cumplimiento normativo de los sujetos obligados.

¿Qué se le ha recomendado a España?

A pesar de los buenos resultados, especialmente si se comparan con los del último informe del 2006, el GAFI ha aconsejado a España tomar las siguientes medidas:

– Intensificación de la supervisión de abogados, agentes inmobiliarios y Proveedores de Servicios Societarios y Fideicomiso.

– Eliminación de los vacíos legales en la supervisión de los Operadores de Transferencia de Dinero o Valor. Es decir, identificar y sancionar a los que operen sin licencia.

– Aplicación de sanciones acordes con los delitos, adaptación del Código Penal ampliando el número de años máximo de inhabilitación de profesionales, y aplicación de sanciones financieras enfocadas.

– Otorgar más recursos al SEPBLAC.

– Actualización de la regulación de transferencias electrónicas, en colaboración con la UE.