En muchas ocasiones habremos escuchado en alguna conversación la referencia a una determinada conducta desleal o leído en prensa alguna noticia relacionada con alguna acción de competencia desleal sin saber exactamente qué es. En la presente entrada resumimos las principales claves sobre la Ley de Competencia Desleal.

Qué es la competencia desleal

Con la expresión “competencia desleal” nos referimos a toda aquella práctica que pueda llevar a cabo un profesional o empresario en el mercado para obtener una ventaja con relación a su competencia de manera contraria a las exigencias de buena fe, esto es, mediante una conducta o acto deshonesto dirigido a distorsionar el comportamiento económico de los consumidores.

Según el artículo 4 de la Ley 3/1991, de 10 de enero, de Competencia Desleal (LCD), podemos entender como comportamiento económico del consumidor cualquier decisión que el consumidor toma, o que se abstiene de tomar, en relación con la selección de una oferta, la contratación de un bien o servicio, el pago de un precio, la conservación del bien o servicio y, en definitiva, el ejercicio de cualquiera de sus derechos en relación con el consumo de bienes y servicios.

En definitiva, de acuerdo con la LCD, cualquier individuo que participe en el mercado podrá ser sujeto de actos de competencia desleal, estableciendo a lo largo de su articulado una serie de actos y conductas desleales que vulneran o pueden vulnerar las reglas del libre mercado.

Principales claves de la Ley de Competencia Desleal

Como podemos apreciar, la competencia desleal es una de las cuestiones más complejas dentro del ámbito del derecho mercantil debido a la multitud de maneras en que puede presentarse.

Así, la LDC, posteriormente modificada por la Ley 29/2009, se promulgó con la finalidad de proteger a todos los agentes del mercado, (consumidores y profesionales o empresarios), de acciones de competencia desleal, abarcando, incluso, las acciones de publicidad desleal que se regulen por la Ley General de Publicidad.

Ejemplos de acciones de competencia desleal

Actos de engaño

Incluye toda información falsa o que induzca a error al consumidor, como vender un producto como “oficial” sin haber pasado los controles de calidad requeridos por la marca en cuestión.

Actos de confusión

Por lo general, se asocian al origen del producto o servicio e intentan confundir al consumidor sobre la verdad de esta información, como ofrecer salmón o la trucha criada en piscifactoría como pescado en origen.

Las omisiones engañosas 

Aquellas en las que intencionadamente, se oculta información necesaria para que el usuario o consumidor pueda tomar una decisión de acuerdo con sus necesidades: la conocida “letra pequeña”.

Régimen sancionador de la ley

El organismo que vela por el cumplimiento de las normas de libre competencia y sanciona los incumplimientos es la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) mediante la imposición de las sanciones reguladas en la LCD ante los incumplimientos de la norma.

Tales sanciones pueden consistir en la imposición multas, que pueden llegar a alcanzar hasta el 10 por ciento del volumen de negocio de la empresa; así como a obligaciones de hacer o no hacer que pueden resultar incluso más gravosas para las empresas que la sanción pecuniaria.

No obstante, conviene tener en cuenta que el Código Penal tipifica determinadas prácticas de competencia desleal como delito de difusión y revelación de secretos de empresa.

 

Habida cuenta las graves consecuencias que pueden derivarse de los actos de competencia desleal, lo más aconsejable es dejarse asesorar por expertos que verifiquen que su negocio cumple con la legalidad vigente, por lo que no dude en solicitarnos presupuesto sin compromiso, y le atenderemos con la máxima rapidez.