Si te estás preguntando si la Lista Robinson funciona, la respuesta rápida y fácil es que . La Lista Robinson es un sistema de exclusión publicitaria: una lista para que no te llamen. Se trata del único fichero de este tipo en España e impide que las empresas puedan llamarte o enviarte publicidad sin tu consentimiento previo.

A continuación, conoceremos en detalle la Lista Robinson, opiniones y cómo apuntarse.

En qué consiste la Lista Robinson

La Lista Robinson es un enorme fichero de datos que reúne todos los particulares que no quieren recibir publicidad personalizada. Los inscritos en este fichero no reciben ningún tipo de publicidad no deseada y están protegidos por ley ante la vulneración de este derecho.

Este sistema está gestionado por la Asociación Española de Economía Digital y su funcionamiento es público y transparente. El Reglamento del Servicio de la Lista Robinson es el marco regulatorio bajo el que se rige internamente el servicio y es de libre acceso.

Cómo apuntarse en la Lista Robinson

Si piensas que no deberías recibir publicidad que no has aceptado y que sería beneficioso para ti estar en la Lista Robinson, apuntarse es muy fácil y no supone un gran esfuerzo.

Quién puede inscribirse en esta lista

Se pueden inscribir a esta lista para que no te llamen todas las personas físicas de cualquier edad. Los menores de 14 años deberán ser apuntados por sus padres o tutores legales, pero cualquier mayor de 14 tiene derecho a inscribirse con total libertad.

Se trata de una inscripción siempre voluntaria y gratuita. Su efectividad puede tardar hasta dos meses y puedes personalizar en detalle los canales por los que no quieres recibir publicidad no deseada.

Qué obligaciones existen para las empresas frente a la existencia de la Lista Robinson

De acuerdo con el artículo 23 de la LOPD del 2018, toda empresa que utilice técnicas de marketing personalizado debe consultar la Lista Robinson antes de lanzar una campaña. O sea, debe asegurarse que el receptor de la publicidad no se encuentra en el fichero Robinson y que, por tanto, acepta recibirla.

Sin embargo, esto no impide la totalidad de la publicidad personalizada y, si la empresa tiene el consentimiento explícito de un inscrito al fichero, este no será excluido de la campaña.

La LOPD, por lo tanto, es una ley que construye encima de la normativa europea GDPR, pero que no impide que las empresas utilicen técnicas de publicidad personalizada, sino que protege a aquellos consumidores que no quieren recibirla.

¿La Lista Robinson funciona o es una verdad a medias?

La Lista Robinson funciona como el mecanismo legal por el que evitar la recepción de publicidad personalizada. Sin embargo, es también cierto que no evita toda la publicidad. Los inscritos en este fichero aún pueden recibir publicidad a la que hayan dado consentimiento explícito. O sea, es un sistema que evita la recepción de publicidad no consentida, pero permite que aquellos quienes en algún momento hayan aceptado como proveedores de publicidad sigan usando todos sus métodos de publicidad personalizada (digital, telemarketing, etcétera). Por lo tanto, la Lista Robinson funciona, pero no es una solución mágica a la protección de datos ante técnicas de publicidad abusiva.

 

Por otro lado, desde la perspectiva de una empresa que realice publicidad personalizada, consultar la Lista Robinson no es la única obligación de protección de datos, ni la más importante. Todo trabajador autónomo, empresa —grande o pequeña—, debe estar al día con la LOPD y la LSSICE. Para asegurarte de estar haciendo lo correcto o empezar aplicar las medidas necesarias de adecuación, te recomendamos que pidas un estudio personalizado y detallado. La prevención es siempre mejor que sanar una situación más compleja después.