Desde el punto de vista empresarial, siempre hemos determinado que la firma digital y la firma electrónica son términos muy similares. Sin embargo, entre ambas hay diferencias importantes a tener en cuenta. La diferencia entre firma digital y firma electrónica puede resultar clave para una certificación más segura de nuestras comunicaciones.

En qué consiste la firma digital

Una firma digital es una técnica matemática que se utiliza principalmente para dar validez a un mensaje, un software o un documento digital. Su finalidad, por tanto, es validar la autenticidad e integridad de estos documentos. Lo que ya sería una primera diferencia entre firma digital y firma electrónica.

Consta de dos claves o secuencias de caracteres separadas y consiste en aplicar mecanismos criptográficos al contenido de un mensaje o documento para demostrar al receptor del mensaje que el emisor es real, que este no puede negar que envió el mensaje y que dicho mensaje no ha sido alterado desde su emisión.

Cómo se hace una firma digital

Para que una firma digital sea veraz, debe ir acompañada de un certificado o una clave pública. De ahí que, en primer lugar, hay que contactar con las autoridades competentes que emiten los certificados digitales. Un certificado de este tipo podría ser, por ejemplo, el DNI electrónico.

A partir de aquí, hay una serie de programas que ayudan a digitalizar una firma. Estos programas crean y reproducen la firma a través de criptografía asimétrica y así identificar a la persona que firma. Por último, ya solo habría que añadir la firma digital al documento de texto, a la hoja de cálculo o al PDF que queramos enviar.

Qué es la firma electrónica

La firma electrónica es un conjunto de datos electrónicos que acompañan a una información en formato electrónico. Al realizar una firma electrónica, la persona física verifica una acción a través de un medio electrónico, dejando así un registro de fecha y hora de dicha acción.

Tipos de firma electrónica y sus características

En la actualidad, podemos encontrar hasta 3 tipos de firma electrónica:

  • Firma electrónica simple: posee un menor nivel de seguridad y consta de los datos electrónicos anexos a otros datos electrónicos que utiliza el usuario para firmar
  • Firma electrónica avanzada: vinculada al firmante de manera única, permite identificarlo con un alto nivel de confianza y bajo su control exclusivo; un tipo de firma que asegura la identidad del firmante y la integridad de los datos
  • Firma electrónica cualificada: se crea mediante un dispositivo cualificado de creación de firmas electrónicas, hasta el punto de tener un efecto jurídico equivalente al de una firma manuscrita

Beneficios de la firma electrónica y digital: cuál es más segura 

La firma electrónica y digital aportan una mayor seguridad e integridad a los documentos, ya que los contenidos no pueden ser adulterados. De esta manera, se garantiza también la confidencialidad, ya que el contenido del mensaje solo será conocido por quienes estén autorizado a ello.

Este tipo de firmas hacen que el tiempo en la ejecución de los procesos disminuya. Un ahorro de tiempo y de costes que van a ayudar a la productividad y la competitividad de la empresa.

La principal diferencia entre firma digital y firma electrónica es que mientras que la primera hace referencia a una serie de métodos criptográficos, la firma electrónica es de naturaleza fundamentalmente legal. Es cierto que la firma digital también es legal e incluso se puede utilizar para cumplir con la LOPD, pero no tiene naturaleza jurídica, ya que su objetivo no es dar fe de un acto por voluntad del firmante, sino tan solo encriptar los datos de un documento para dotarlo de mayor seguridad.

En definitiva, la firma digital es la que evita la suplantación de identidad y permite la autenticación e identificación en toda clase de procesos administrativos, burocráticos o fiscales.