Si ahora mismo te dan un solo minuto para pensar en grandes construcciones de la historia, seguramente lo que más rápido se te venga a la mente son las pirámides de Egipto, erigidas hace más de 4.000 años, piedra a piedra y sin ningún tipo de tecnología. Pero si vamos un poco más allá en el pensamiento, los Jardines Colgantes de Babilonia o la Torre Eiffel son otros ejemplos de construcciones históricas e impresionantes. Aunque si nos acercamos un poco más a la época moderna, el Burj Khalifa (Dubái) o el One World Trade Center (Nueva York) son edificaciones que no te dejan indiferente. Pues según algunos expertos, el ámbito de la arquitectura podría verse acelerado debido a la Inteligencia Artificial (IA).

¿Serán capaces las máquinas de coger el relevo a los humanos?

Ante este novedoso panorama hay diversidad de opiniones. Hay quienes ven el avance de la Inteligencia Artificial como un beneficio, pero por contraposición hay quienes piensan que es una amenaza para el ser humano y su futuro laboral.

Lo primero que hay que tener claro es que nada ocurre de la noche a la mañana y no hay porque alarmarse. De un día para otro no van a sustituir todo el personal por máquinas en las empresas, así que calma.

Aunque el avance de la IA es palpable, hay sectores en los que todavía siguen existiendo algunas reticencias, este es el caso de la Oficina Europea de Patentes. Uno de los requisitos que esta entidad tiene para poder patentar un invento es que, por ley, los inventores deben ser personas reales. Uno de los últimos casos en los que esta norma ha actuado fue respecto a una solicitud acerca de un contenedor de alimentos. Este invento en cuestión había sido elaborado a través de Inteligencia Artificial, por lo que la Oficina Europea de Patentes rechazó su registro.

Puede que toda novedad cause miedos, pero también hay que saber la parte positiva de los grandes avances tecnológicos y es que la IA también han ayudado mucho en otros sectores (como por ejemplo creando música, libros o artículos).

Y volviendo al sector arquitectónico, la tecnología también ha colaborado en hacer la vida más cómoda con los conocidos como edificios inteligentes o casas domóticas. Para quien no haya oído nunca hablar de ellos, son aquellas casas que están equipadas con iluminación o calefacción automatizada, alarmas inteligentes, etc. Esto no solo resulta más cómodo a sus inquilinos, sino que también ayuda a ser más eficiente en el consumo y a vivir en un hogar más seguro.

La Inteligencia Artificial resuelve, pero la mente humana sabe encontrar los problemas

Si hay algo imprescindible que pone al ser humano en una posición de ventaja frente a las máquinas es su capacidad de raciocinio. Desde el marco teórico no hay duda de que la IA es excelente a la hora de procesar datos y resolver problemas, pero la clave está en que para que pueda resolver un problema tiene que haber una mente humana detrás que descubra ese problema.

Otro aspecto que podía parecer una barrera humano-máquina era la creatividad, pero aunque parecía imposible la tecnología nos ha sorprendido una vez más. En el año 2017,

un programa de IA que desarrolló Microsoft escribió un libro, llamado ‘La luz solar se perdió en la ventana de cristal’, con más de 500 poemas.

En definitiva, lo mejor es que nos quedemos con todos esos aspectos positivos que la tecnología nos ofrece y dejemos las preocupaciones a un lado. Y para quien se quede más tranquilo con datos específicos, hay expertos que aseguran que tan solo hay un 50% de posibilidades de que las máquinas puedan llegar al nivel de inteligencia del ser humano, y en caso de lograrlo, no sería antes de 50 años.